• LaVozUcayalina

Casi 600 trabajadores del Congreso y 22 legisladores contrajeron el COVID-19

Entre las áreas más afectadas se encuentran los despachos congresales, con 119 casos, seguido de los servicios auxiliares, con 52; entre otros.



Un informe del Grupo Funcional de Servicio Médico, revela que hasta el momento 585 trabajadores de las diferentes áreas del Congreso de la República han contraído el nuevo coronavirus. De ellos, 524 servidores fueron dados de alta y actualmente 61 se encuentran siguiendo tratamiento. La cifra es alta si se considera que el Parlamento tiene aproximadamente 3.000 trabajadores, según un informe de El Comercio.


Aunque el reporte inicial indicaba que 21 parlamentarios contrajeron el COVID-19, ahora son 22, pues la noche del viernes el legislador Walter Rivera (Lima, Acción Popular) dio a conocer su diagnóstico.


El documento del grupo funcional recoge los casos registrados en el Legislativo desde que comenzó la pandemia hasta el 29 de enero. Entre las áreas más afectadas se encuentran los despachos congresales, con 119 casos, seguido de los servicios auxiliares, con 52; comisiones, con 49; y prevención y seguridad, con 48.


Además de los trabajadores del Congreso, 43 miembros de la Policía Nacional, asignados por el Ministerio del Interior para la seguridad de los parlamentarios, también se contagiaron.


Escalada de casos

En una gráfica incluida en el reporte se observa que desde mediados de enero hubo un incremento significativo en el número de contagiados. Solo el viernes se reportaron tres casos y, un día antes, la cifra fue de cinco.


En cuanto a congresistas, públicamente solo se sabía que al menos 11 legisladores contrajeron el coronavirus. El primer caso fue el de Leslye Lazo (Acción Popular), en abril del año pasado. Sin embargo, el informe revela que la cifra real es el doble.


El portavoz de Alianza para el Progreso (APP), César Combina, atribuyó los contagios a dos factores primordiales: la serie de plenos que se realizó en diciembre, en el marco de la ley agraria, y las actividades de representación que no se suspendieron.


Y es que algunos legisladores han insistido con acudir presencialmente a la sede legislativa, obligando incluso a sus trabajadores –que son de confianza– a asistir. También se insistió con viajar a las regiones junto con sus asesores, a pesar de la pandemia.

Esto podría explicar por qué la mayoría de contagiados son trabajadores de los despachos, en comparación con las otras áreas del Congreso.


Un trabajador del Parlamento que conversó con este Diario consideró que “hay un trato discriminatorio” en el Congreso, pues a los trabajadores contratados los han obligado a acudir de forma presencial, mientras que a la mayor parte de los servidores de planta se les permite realizar sus labores de forma remota.


La Mesa Directiva ya ha dispuesto que el trabajo de los despachos se realizará de manera no presencial y que solo en “casos excepcionales” se permitirá el ingreso de un trabajador, previa autorización del legislador comunicada a Oficialía Mayor.

© 2020 La Voz Ucayalina