• LaVozUcayalina

Defensor del Pueblo: <<Todas las camas UCI se encuentran ocupadas>>

Hugo Pari, señaló que, si bien está en nosotros que no haya una segunda ola tan fuerte, “está en las autoridades que la ciudadanía pueda tomar consciencia”, además exhortó que se cambie la estrategia tanto para los casos COVID como para los de dengue.

El Defensor del Pueblo, Hugo Pari Taboada, en declaraciones para La Voz Ucayalina, dio mayores alcances sobre los últimos casos por los que vela su institución, como la desaparición de personas, las denuncias en el caso del banco de sangre del Hospital Amazónico de Yarinacocha (HAY) y lo que sucede actualmente con los casos de la segunda ola por COVID-19, en donde señaló que ya no hay camas UCI según informes del área de epidemiología de EsSalud y Diresa.

La defensoría del Pueblo supervisa las actividades que desarrollan instituciones como la Policía Nacional del Perú por ende, investiga la desaparición de mujeres, así como niños, niñas y adolescentes, adultos y personas con discapacidad.

En noviembre del año pasado la Defensoría emitió un informe acerca de las 20 desapariciones en Ucayali. ¿Cuánto se avanzó o cuánto se conoce sobre este tema?

A la Defensoría le interesa saber la labor que realiza la Policía Nacional en la búsqueda de esas personas. El año pasado teníamos una cifra que hemos podido alcanzar en la supervisión que hemos efectuado a la Divincri y tenemos 276 desapariciones aproximadamente durante el 2020, incluido el tiempo de pandemia, de estos 276 la mayoría son mujeres y en este grupo incluimos también a los niños y niñas que desaparecen a veces producto de algunos descuidos por parte de los padres, pero también producto de trata de personas y estos hechos sí entran a investigación a través del Ministerio Público.

De estos casos de desaparición el 80 % son entre mujeres, niños, niñas y adolescentes y el otro 20 %, son personas adultas, adultos mayores y personas con discapacidad. De ese 80 %, según explica Pari, el 30 % son por trata de personas y el 70 % se da por el descuido de padres o de adolescentes que se fugaron con sus parejas y como se trata de adolescentes, regresan a casa, pero generalmente con pareja y la investigación termina archivándose y los otros casos siguen la investigación.

Cuando usted visitó los el 2020 en época de pandemia ¿usted tenía conocimiento de los 6 ventiladores malogrados en el Centro COVID del hospital Regional de Pucallpa?

Como señalé anteriormente, nosotros hicimos supervisiones a los dos nosocomios más antiguos de la región como son el hospital Amazónico y el hospital de Pucallpa, en esas supervisiones hemos determinado que muchas de las camas efectivamente no funcionan, había ventiladores que no funcionaban, había incluso desabastecimiento de sangre.

Pari, también señala, que tras la denuncia de un ciudadano de que no había estas bolsas para guardar o abastecerse de sangre, su institución acudió al caso.

La Defensoría participó el 20 de diciembre en la intervención al banco de sangre del HAY, ¿qué novedades del caso?

<<Nos dijeron que había una compra pendiente que está en logística y que todavía no la remitían a la farmacia para poderlas encontrar>>, señala. Entonces investigaron y vieron que había una orden de compra de esas bolsas donde cada una de ellas era por casi 80 soles cuando al frente, en farmacias privadas, incluso las más caras bordeaban 40 soles. Por lo cual se determinó que hubo sobrevaloración y se cambió la orden de compra, siendo lo último, aún más irregular que lo primero.

<<Se coordinó con la Fiscalía Anticorrupción para que este caso sea investigado y se determinen los responsables en una situación tan grave como es una situación de pandemia, pero también azotados por el dengue en nuestra región>>.

De otro lado, remarcó que en este caso se revelaron muchas otras faltas, principalmente vinculadas a la atención y a los insumos utilizados en los hospitales, entre otros detalles que, por encontrarse en investigación no los pudo mencionar. Como es el caso de una clínica privada que provee servicios al hospital regional por lo cual, de confirmarse, se estaría efectuando la denuncia correspondiente, según señaló.

Mientras tanto, los pacientes que necesitan de este banco de sangre se quedan totalmente desabastecidos, por ello convocó a la ciudadanía a donar sangre, pues muchas de las personas que padecen dengue hemorrágico, embarazos de alto riesgo, entre otros; necesitan de este recurso.

Sobre los 3.5 millones de soles destinados para el dengue, Pari, menciona que, si bien este presupuesto fue solo para el 2020 y se gastó en fumigación, así como en la limpieza de los domicilios. <<La queja de la ciudadanía es que esto no ha llegado a toda la ciudad, de tal forma que hay lugares pendientes de fumigar>>, refirió, siendo esa es la exigencia que se le está haciendo al gobierno regional desde su despacho. Además, de la pronta culminación de las plantas de oxígeno, ya que serán muy necesarias en la segunda ola de la pandemia por COVID.

Sobre el fracaso del gobierno regional a pesar de los 33 millones de presupuesto destinado a los casos COVID-19, el defensor del Pueblo señala que, en su opinión, lo que le falta a esa institución es organización. <<Tiene que haber un plan para la atención del COVID y otro plan para los casos de dengue, atendiendo sobre todo a temas de prevención, es decir, que la propia gente se cuide y seguir los protocolos de bioseguridad, lavado de manos, etc, etc>>, sostuvo.

<<Está en nosotros que no haya una segunda ola tan fuerte, pero también en las autoridades en hacer la promoción necesaria como para que pueda la ciudadanía pueda tomar consciencia>>. señala.

Finalmente, Pari Taboada, hizo un llamado a la población que se muestra escéptica a la segunda ola, señaló que esta <<no es una realidad ajena a nosotros, puesto que las áreas de epidemiologia tanto la de EsSalud como la de Diresa informaron que todas las camas UCI se encuentran ocupadas>>, siendo esto una situación preocupante.

Por ello, exhortó a la población a cuidarse y ponerse a buen recaudo, saliendo solo lo necesario, sin exponerse a lugares muy concurridos y siguiendo los protocolos de bioseguridad.