• LaVozUcayalina

Denuncian al fiscal del caso menonitas por cobros irregulares

El Ministerio Público investiga a José Guzmán Ferro debido a que habría “coaccionado” a los líderes de esta comunidad religiosa.


Escribe: Diana Tang

Memonitas en la Corte Superior de Justicia de Ucayali. I LVU


El representante de la colonia menonita, Medelú Saldaña Tuesta, denunció meses atrás que el fiscal José Guzmán Ferro les cobró de forma irregular pasajes y viáticos a sus propios investigados cada vez que acudía a realizar "inspecciones oculares" al centro poblado de Tierra Blanca, distrito de Sarayacu, en Loreto.


Por esta razón, la Fiscalía Anticorrupción de Ucayali abrió investigación contra el fiscal Guzmán el pasado 23 de marzo por el presunto delito de cohecho, quien habría coaccionado a los líderes de la colonia menonita, que a su vez son procesados por delitos contra los bosques o formaciones boscosas.


No sería la primera vez que solicitan que este fiscal sea investigado. La Voz Ucayalina tuvo acceso a diversos documentos que acreditan que las autoridades investigan al fiscal por haber “violado las normas amparándose en hechos falsos y contradictorios (...) uniendo el hecho que en todo momento hostiga e instiga a los investigados al pago de la reparación civil a cambio de su libertad y pidiendo que se corra con los gastos por concepto de pasajes y viáticos por hospedaje y alimentación”.


La denuncia por conducta disfuncional fue presentada el pasado 15 de febrero al presidente de la Junta Nacional de Justicia, Henry Ávila Herrera, que terminó siendo derivada a la Fiscalía Anticorrupción de Ucayali para que se le investigue. De acuerdo a la ley, como se sabe, ningún representante del Ministerio Público puede solicitar dinero a los investigados ni aprovecharse de su cargo. “Eso es corrupción”, dijo a este medio un fiscal que conoce de cerca el caso.


Recordemos que el fiscal Guzmán viene investigando a 197 menonitas desde el 2020, quienes, según las investigaciones del Ministerio Púbico, habrían talado ingentes cantidades de árboles con maquinaria pesada sin la debida autorización sobre tierras primarias de tres kilómetros de extensión.