• LaVozUcayalina

Descubren pinturas rupestres de extrañas figuras antropomorfas con grandes cabezas de animal

Las pinturas encontradas en Tanzania pertenecería al periodo de cazadores-recolectores, señalan expertos.


Al interior de un refugio rocoso situado en la reserva de caza de Swaga Swaga, en el centro de Tanzania, investigadores de la Universidad Jagellónica de Cracovia (Polonia) descubrieron representaciones de extrañas figuras antropomorfas con enormes cabezas estilizadas de apariencia animal.


En total se encontraron 97 elementos pintados sobre las rocas en buen estado de conservación, los cuales, casi en su mayoría, fueron elaborados con un tinte rojizo, durante la exploración del refugio, conocido como yacimiento Amak'hee 4, descubierto en 2018; con ellos se encontró otros 52 yacimientos de pinturas rupestres. detalla Maciej Grzelczyk en su estudio, publicado en Antiquity.


Figuras antromorfas con cabezas de gran tamaño M. Grzelczyk/ Cambridge University


Pese a que no existe una datación exacta del arte rupestre descubierto, la ausencia de motivos que representen o se asocien al ganado domesticado hace estimar al investigador que las pinturas fueron elaboradas hace varios cientos de años durante el periodo de cazadores-recolectores.


Una escena de las pinturas llama la atención del especialista debido a una representación de tres figuras antropomorfas con extrañas cabezas de gran tamaño que, de acuerdo con Grzelczyk, por su forma "recuerdan la inclinación central del perfil de la cabeza de búfalo, desde la que se elevan los dos cuernos y luego se curvan hacia fuera, alejándose de la cabeza, así como las orejas caídas".

Comparación de la cabeza de una de las figura antromorfas (arriba a la izquierda) y del búfalo africano (arriba a la derecha).M. Grzelczyk/ Cambridge University


Asimismo, no muy lejos de Amak'hee 4, en los yacimientos Kolo B2 y B1, fueron halladas dos pinturas rupestres que, aunque de menor tamaño, guardan gran similitud con el trío y comparten varios elementos, como la disposición de las manos de las figuras, la posición de sus cuerpos y la alineación de las figuras.


Aunque en la cosmovisión actual de los sandawe, pueblo descendiente de los autores de las pinturas de Amak’hee 4, no existen representaciones simbólicas que sugieran la antropomorfización de los búfalos, algunos de sus aspectos rituales ofrecen ciertos paralelismos con la pintura, por lo que el autor considera que una investigación etnoarqueológica podría arrojar nueva luz sobre la desconcertante escena.

© 2020 La Voz Ucayalina