• LaVozUcayalina

Dueño de Sarratea habría buscado controlar fronteras para sacar dinero del país

Colaborador eficaz afirmó ante la Fiscalía que Alejandro Sánchez requería tener la complicidad de autoridades en estas zonas. En febrero, el presidente Pedro Castillo cambió a jefes policiales en tres regiones fronterizas, algunos fueron ascendidos por el propio gobierno.


Vigilante

Sánchez habría además ocultado en su casa de campo en Asia a Fray Vásquez, prófugo sobrino del presidente. I LVU


Desde el inicio del gobierno de Pedro Castillo aparecieron personas que tomaron un fuerte protagonismo debido al “apoyo” que daban al sindicalista chotano. Uno de ellos es el empresario Alejandro Sánchez Sánchez, el dueño de la casa de Sarratea, en Breña, donde el mandatario tuvo su búnker de campaña y luego despachaba de forma clandestina.


Sánchez no solo dio esa ayuda a Castillo sino que ahora se conoce que fue uno de los que financió su campaña electoral y que, gracias a la investigación que realizó Vigilante.pe, se conoció que en otra de sus propiedades, en el distrito de Asia, se escondía Fray Vásquez, el sobrino del presidente que está prófugo de la justicia desde hace más de 130 días.


A ello se suma la investigación que realiza la Fiscalía por una presunta organización criminal enquistada en el Ministerio de Vivienda donde tendría participación y poder gracias al grupo de asesores conocidos como ‘Los Chiclayanos’, que está integrado también por el exjefe de asesores del sector, Salatiel Marrufo.


SACAR DINERO


Pero toda esta ayuda y respaldo al mandatario no habría sido gratis.Según el colaborador eficaz 02-5D-2FPCEDCF-2022 la afinidad que tenía Sánchez con el gobierno era porque buscaba tener poder suficiente para designar a los policías encargados del control en la fronteras del Perú. ¿La finalidad? Sacar dinero del país.


“Salatiel Marrufo me dijo que Alejandro Sánchez sacaba altas sumas de dinero del país para lo cual requería tener el control de los policías de fronteras”, señaló el colaborador, de acuerdo al documento al que accedió Perú21. Sánchez negó las declaraciones del colaborador.


Pero el testimonio toma una esencial relevancia, debido a que el gobierno movió a oficiales, que fueron ascendidos por Castillo, a puestos clave en las fronteras en Tumbes, Tacna, Moquegua, Cajamarca y Ucayali. Esta decisión se formalizó en la edición extraordinaria de normas legales del Diario Oficial El Peruano, del martes 8 de febrero 2022.


En Tumbes, en la frontera con Ecuador, destacó al general Nicasio Zapata como jefe del Frente Policial; en Tacna, que limita con Chile, ubicó a Manuel Rivera López; en Ucayali, que tiene salida al Brasil, fue designado Enrique Goicochea. En el Frente Policial de Cajamarca, la región natal del mandatario, se colocó al general PNP Jorge Luis Castillo.


LOS CHICLAYANOS


El colaborador también dio detalles de cómo el presidente Castillo le pidió a Sánchez colocar a personas de confianza en distintos ministerios, “con la finalidad de poder manejar las licitaciones públicas y corresponder a las empresas que apoyaron en la campaña”.


En esa línea, detalló que el dueño de la casa de Sarratea logró designar a dos directores en los Programas Proyecto Nacional de Saneamiento Urbano y de Saneamiento Rural, adscritas al Ministerio de Vivienda, “con la finalidad de ganar una licitación de mil millones de soles”. Todo habría sido con el apoyo de ‘Los Chiclayanos’.


“Con ese poder, Alejandro Sánchez direccionaba los procesos de contratación y por haberlos puesto, el señor Alejandro Sánchez les señalaba a Salatiel y Geiner que coloquen personas en el ministerio. Dentro de ese poder de mando está Abel Cabrera Fernández, en el mismo nivel que Alejandro Sánchez y José Nenil Medina, todas esas personas que ocupan ese poder de coordinación son conocidos como ‘los chiclayanos’”, señaló el colaborador.