• LaVozUcayalina

El caso de una mujer de 100 años en el Día de la Madre

Doña María tuvo 11 hijos. Hoy, solo una la acompaña, sin embargo, el amor nunca falta en su humilde vivienda en Iquitos.


Escribe: Augusto Padilla

Doña María celebra el Día de la Madre con su hija Susuna, nieta y bisnietos. I LVU


La señora Susana Curitima (62), pasa este segundo domingo de mayo (Día de la Madre), en compañía de su hija de 23 años y sus cuatro nietos en su humilde vivienda ubicada en la calle Esperanza, a la altura de la cuadra 23 de la avenida Putumayo, en la ciudad de Iquitos.


Lo que le da un toque especial, es que su madre, la señora Maria Etelvina Tapayuri Curitima, está un día más con ella. Doña María cumplió 100 años el pasado 4 de febrero y ya no camina, no ve, y ya casi no habla, pero el amor hacia ella sigue tan fuerte como cuando le acompañaba a la chacra a traer sus cosechas en Lagunas, Alto Amazonas.


Y es que de los 11 hijos que Etelvina Tapayuri tuvo, hoy, solo una está con ella. Su hija Susana afirma que su hermana le llamó hace dos años diciéndole que tras quedar viuda, le será imposible mantener a su madre. Por ello, doña Susana le pidió a una de sus hijas, quien vive en Lima, ir donde su abuela en Yurimaguas para traerla por lancha hasta Iquitos.


De los otro 9 hermanos no se sabe mucho, pero Susana Curitima asegura que gracias a Dios tiene un trabajo en el área de reciclaje de la Municipalidad Provincial de Maynas que, con ayuda de sus tres hijos que viven en la costa, le es posible mantener a su mamá pese a los costos que implica su avanzada edad.

Susana Curitima atiende contenta a su madre de 100 años. I LVU


“Me siento orgullosa de tener a mi mamita a mi lado, 100 años no se viven así nomás. Somos once hermanos, pero los demás viven en Yurimaguas y ya se olvidaron de ella, pero no me importa, yo le atiendo contenta, le doy su comidita y le ayudo a caminar”, declaró Curitima.


En ese sentido, doña Susana se dirigió a todas los hijos que tienen mamás vulnerables, en una edad avanzada o con la salud deteriorada producto de alguna enfermedad. “Les pido a todas los hijos que no abandonen a sus madres, una mamá es sagrada. Veo con mucho dolor como en las noticias dice: Mal hijo golpea a su madre. Cuando la biblia dice ‘Honra a tu padre y a tu madre’, por eso yo tengo mucho cuidado de eso”, concluyó Curitima, quien también es dirigente en su sector.


En casa, la señora Susana con ayuda de la menor de sus hijos y algunos de sus nietos, se turnan para atender a doña María. Afirma que sus biznietos son cariñosos con ella, pese a que solo puede emitir algunas palabras, las cuales son suficientes para entregarles su gran amor.