• LaVozUcayalina

El Chino en campaña: Ucayali elige hoy a sus “peor es nada”

Finalmente, el día de elegir autoridades del poder Ejecutivo y Legislativo llegó. Incertidumbre por las recientes, filtradas, encuestas alcanza Ucayali en medio de una pandemia sin que se avizore luz al final del túnel. Todo ante la impávida mirada de autoridades incompetentes.

Alberto Fujimori, dictador gobernó y dejó rezagos populistas y mala costumbre electoral que hasta hoy padecemos. Su hija quiere repetir el plato. | Foto: Oscar Medrano


Hoy los peruanos acudiremos a ejercer el derecho al voto, que también es una obligación, y con ello elegiremos al próximo presidente de la República, o en su defecto y como es altamente probable, a los candidatos que disputen la máxima magistratura de la Nación en la segunda vuelta.


La incertidumbre llega por auspicio de las empresas encuestadoras, que sacándole la vuelta al ridículo impedimento de publicarlas en territorio nacional, publican para medios extranjeros sondeos de terror: Pedro Castillo, la real izquierda terruqueable, al punto que amenaza, machete en mano, al exministro del Interior por señalar sus vínculos con Movadef y consecuentemente con los vestigios que quedan de Sendero Luminoso, va punteando.


Le siguen empatadísimos los de siempre: De Soto, quien a lo largo de la campaña cambió, o intentó hacerlo, de imagen, hasta con la incorporación del flamante Chibolín, sin embargo, su discurso senil y su ego colosal no dejaron que levante como podría haberlo hecho.


Keiko Fujimori, procesada por lavado de activos, sobre quien pesan restricciones judiciales por probada probabilidad de fuga, y claro, hija del condenado por corrupción y delitos de lesa humanidad, el dictador Alberto Fujimori, amenaza con pasar a segunda vuelta y seguramente perder en ella contra quien sea. En Ucayali, se sabe que Fujimori tiene un bastión de votos, duros y fieles a la equivocada idea de que el ingeniero agrónomo acabó con el terrorismo, es decir conocía el trabajo del GEIN de cerca, y son los mismos que dicen que no sabía sobre las jugadas de su compadrísimo Vladimiro Montesinos.


Lescano, el mal menor, nuevamente los peruanos a punto de elegir a un tibio en la presidencia. | Foto: Santiago Romaní


Yonhy Lescano, moderado político tradicional poco productivo en sus años en el Parlamento, conservador y miembro de una vetusta logia derruida cuyos integrantes viven recordando con mucha razón las épocas en que Belaunde y luego Paniagua le otorgaron dignidad, fregó lo que pudo ser luego de épicas declaraciones sobre el cañaso curando la COVID-19, el Huáscar regresando de Arica y la exquisitez de no citar las fuentes en su remedo de plan de Gobierno. La sombra de #MerinoAsesino no lo suelta.


López Aliaga, lamentable performance que antropomorfiza lo más vil y puro de la derecha peruana. Forzay, de quien felizmente no hay mucho que decir, y que tampoco tiene mucho que hablar, como puntualmente ha demostrado durante la campaña.


Urresti, exgeneral en retiro, cuyo paso por el Ministerio del Interior lo reveló como el

político figureti y parásito de la prensa que es, además, de propiciar el repudio general de la familia policial, que no se dejó sorprender por sus efectos especiales.


Y en Ucayali, pues peor. Esta página discrepa de la idea de la mayoría de candidatos al Congreso por la región. Sus planes de gestión son fantasía que evidencia ignorancia de la gestión parlamentaria.


Acción Popular lleva candidatos señalados por el pasado que tienen, sea vínculos con el fujimorismo, esa familia gánster, o con altercados oscuros que no saben aclarar, y en otros casos, la vehemencia de la juventud parece impedirles deslindar, como sería propio, con la gestión penosa de Manuel Merino.

Un letrero de Alberto Fujimori en avenida principal del distrito de Manantay. Anacronismo para un delincuente, a cuya hija los peruanos estamos a punto de colocar en el sillón de Pizarro. | Foto: Santiago Romaní


Los candidatos de la K son uno peor que otro, Jenny López, presuntamente aupada por gremios madereros, quien calló y rehuyó entrevistas a medios que no estuvieran pactados, Gabino Rosas, expolicía conservador y aportante en el caso cócteles, como señalamos en este medio, y un abogado que mejor hubiera acabado dignamente su vida laboral, son el claro ejemplo de que no solo Yumantay está lleno de basura.


FREPAP tiene candidatos desconocidos para la mayoría, deben ser conocidos en el AEMINPU o en el movimiento político del desaparecido Ezequiel Ataucusi, sin embargo, la consecuencia en votos y política parlamentaria de la bancada del pescadito, en la voz de quien debió ser su candidata presidencial, María Teresa Cespedes, podría darle chance a repetir el plato en la avenida Abancay.

Pucallpa supera los tres mil muertos por la pandemia y cifras de espanto crecen día a día. | Foto: Hugo Alejos


Quizá Victoria Nacional, del pésimo Forzay, sea el grupo que lleva a más políticos de trayectoria, destacan el exconsejero Javier Bonilla, golpeado en vivo y vapuleado pero también reconocido por la oposición que representó a las gestiones de Velásquez Portocarrero y Manuel Gambini; e Yris Silva, comunicadora, editora de Ímpetu y consejera, quien cometió errores en su declaración jurada de bienes.


Podemos Perú, lleva a la dirigente de asentamientos Mirtha Loja, cuyo discurso puede calar en cierto sector y que señaló, para sellar un episodio del pasado, que “le manda un abrazo” a Nelly Huamaní; y al periodista Leyson Sandoval, comunicador opositor al Ejecutivo regional y cuyo manejo mediático lo coloca con cierta ventaja en contraste con el poco apoyo que reciben su líder Urresti y los Luna, cuya millonaria campaña publicitaria utiliza una estrategia agresiva efectiva para likes, negativa para votos.

Edwin Miranda, gran amigo de Pancho Pezo. APP pasará a la justas la valla. | Foto: Hugo Alejos


Finalmente Alianza Para el Progreso (APP), que tiene la poca vergüenza de mandar candidatos luego de las penosas gestiones que están haciendo, tiene al #1, Edwin Miranda, tipo duro como piel de chancho, ex Drau, sobre quien pesan mil acusaciones, entre ellas, la del audio revelado ayer por el periodista Alex Ochoa, donde presuntamente exigen a trabajadores del GORE Ucayali a votar por este personaje en condición de no renovar sus contratos. Terrible pero esperable de esta mafia.

JP mostró líos internos días antes de la elección. | Foto: Santiago Romaní


El JP de Vero, que en los últimos días reveló disputas, evidentes, entre los candidatos con mayores posibilidades, Ernesto Tapia, profesional de buen discurso con una raya por aclarar, y Cecilia Chujutalli, también joven profesional, cuyas propuestas vuelan alto, y no aterrizan sobre la realidad de la gestión legislativa son su talón de Aquiles.


Punto aparte merecen: Jenica Marquina, cuyo partido probablemente no pase la valla electoral, y que sostuvo una campaña andariega, pero olvidó su pasado nudista en ABZ, sus peleas en vivo y su oscuro caminar nocturno, brebaje en mano, “elemento brujesco”, en Casandina previo al evento de la exalcaldesa Jerly Díaz, hoy presa por presuntamente liderar organización criminal.


Betty Mattos, exjueza de innegable trayectoria y discurso sólido, cuya campaña de imagen en redes es probablemente la más lograda, no tuvo la exposición necesaria ni la campaña de contacto que hoy define la elección.


En fin, hoy se corta el jamón electoral. Desde La Voz Ucayalina instamos a ejercer un voto responsable y marcar por quien crea usted que nos va generar menos repudio en su gestión y tenga la capacidad de lograr lo que realmente hace falta hoy, que el Ejecutivo voltee a ver a la Amazonía, a Ucayali, que se desangra de COVID-19, de dengue, y cuya gente se mata entre si por el sobre exceso de delincuencia y la proliferación de mafias y cárteles, todo ante la pasiva mirada de las autoridades, del mismo partido, que están preocupadas en sacar a los periodistas incómodos de las conferencias de prensa.


A esta campaña le falta nada más una Virgen que llore. La prensa chicha hace lo suyo. Sálvese quien pueda.



Hugo Alejos