• LaVozUcayalina

Exesposa de Antonio Marino señala presunta responsabilidad en muerte de su hijo

“Mi hijo tenía hemorragias internas, lesiones dentro en la parte del cuello y eso no corresponde a un ahogamiento”, testimonio exclusivo desde España de la madre del fallecido, Antonio Marino Rojas, hijo del exalcalde provincial Antonio Marino Panduro, hoy candidato a gobernador regional. Actitud sospechosa y contradicciones en una investigación que no avanza evidencian complejidad de caso que involucra a un padre negando el apellido de su hijo en la búsqueda. Exalcalde se contradijo en declaraciones ante madre de su hijo y Fiscalía. Representante del Ministerio Público brilla por su inacción y negativas a inhumación del cuerpo.


Escribe: Hugo Enrique Alejos

El lunes 04 de mayo del 2020, Antonio Marino Rojas es hallado a orillas de la quebrada Manantay, su padre, el exalcalde Antonio Marino Panduro le da la espalda a la escena durante todo el video. | Foto: Ahora


El 04 de mayo del 2020, apenas 18 días de la llegada de la COVID-19 a Ucayali, el cuerpo de Antonio Fernando Marino Rojas (27), fue hallado flotando en el río Manantay, a la altura del aserradero Río Pachitea. Marino Rojas, estudiante de Administración en la Universidad de la Mancha, llegó en abril del 2019 a Pucallpa a pasar un tiempo con su padre, el exalcalde de Coronel Portillo y en la actualidad, precandidato al Gobierno Regional de Ucayali, Antonio Marino Panduro (57). Hoy, la exesposa del burgomaestre, Margorie Eliene Rojas Salazar, denuncia desde España; donde radica desde el 2007: “señalo a Antonio Marino como el presunto culpable por la muerte de mi hijo, directamente”.

Contradicción. Antonio Marino niega una discusión en su casa en su declaración ante el Ministerio Público. Sin embargo, en conversación con su exesposa, sí reconoce una pelea. | LVU


La tesis que prosperó y selló el caso en los medios, fue la tesis del ahogamiento. El hijo del alcalde habría salido el sábado 02 de mayo cerca de las 7:00 p.m de su casa en Yarinacocha y muerto a orillas de la quebrada de Manantay bordeando la medianoche, según consta en los detalles de la necropsia de ley. Un episodio psicótico en 2019 dio pie a que se crea que Marino Rojas sufría de esquizofrenia y por ello se suicidó. Sin embargo, falta de rigurosidad en las pruebas forenses, contradicciones y hasta pedidos extraños, evidencian falta de interés en una investigación que pintan de cuerpo entero la, cuanto menos sospechosa, actitud de un padre para con la muerte de su primogénito.

Videos proporcionados por "wazap" a la madre de la víctima. El primero corresponde a las cámaras de seguridad de la casa del exalcalde, en el segundo se ve una persona corriendo. Según Rojas, el físico no corresponde con el de su difunto hijo. | LVU


“Hay muchas pruebas que lo inculpan, sus mentiras y muchas cosas que hasta ahora él (Antonio Marino), se ha encargado solamente de tapar, de ocultar, que no salga en la prensa, que nadie sepa nada, que todo se quede en silencio, ese no es el actuar de un padre”; sostiene Margorie Rojas desde España en comunicación con este medio. “He perdido la confianza y la fe, porque este señor a quien se le ponga por delante lo compra, lamentablemente es así”.


La madre de Marino Rojas narra que hasta antes del hallazgo del cuerpo, la búsqueda estuvo a cargo de sus familiares, quienes preocupados por las últimas publicaciones, en las que el hijo del exburgomaestre expresa su sentir sobre la llegada de la pandemia y el Estado de Emergencia, algo que no debería ser raro para nadie, salieron a preguntar e indagar. También, se hicieron publicaciones en redes sociales. Según consta en declaración ante el Ministerio Público, Robinson Panduro, habría llamado para pedir “que le quitaramos el apellido Marino en las redes sociales a mi hijo,  que si lo queremos buscar que lo buscáramos con su apellido materno que era Rojas, pero que no le pusiéramos el apellido Marino, el no quería se esté haciendo público su apellido”.

A la izquierda, constancia de atención por "episodio psicótico" en 2019, en Cuenca, España. A la derecha, acta de levantamiento de cadaver. | LVU


Rojas Salazar mostró a este medio pantallazos y fotografías en las que se da cuenta de una discusión entre la hermana de la actual pareja de Marino, Zaraith López Morey y Marino Rojas, ocurrida la tarde del sábado 02 de mayo en interiores de la casa de Antonio Marino; conocido predio en la ciudad, minado de cámaras a la altura de las avenidas Unión y Universitaria en Yarinacocha.


La madre sostiene que Renato Vidaurre Rodríguez, amigo de Antonio, narró que “había una pelea, señora, -me dijo- ‘hablé con su hijo esta tarde, y cuando yo llamé le escuché muy nervioso’. Discutía y peleaba con su padre, -dice que mi hijo le decía: ‘papá, ¿por qué no me crees papá, todo lo que te digo?’. ‘Eres un loco de mierda’, dice que le decía su padre”, “‘tú estás loco’ , ‘no papá, créeme lo que te estoy diciendo’”. “Entonces, le dijo mi hijo a su amigo: ‘Mira Renato cualquier cosa que me pase a mí en esta casa, la única culpable va a ser Zaraith, ella va a ser culpable de lo que me pase’, y dice que Renato escuchó golpes y el teléfono mudo” (silencio absoluto). “O sea que mi hijo estaba hablando por el teléfono diciéndole eso, ¿y va a estar rompiendo su teléfono?, porque Antonio Marino sostiene que mi hijo solo ha roto su teléfono y dice que también rompió de él también ( de Antonio Marino) y por eso es que no se comunicaba con nadie, eso no tiene ningún sentido, no tiene ninguna lógica y el fiscal ha tenido todo eso en sus manos y no ha hecho nada”, sostiene la madre indignada.

Ficha de testigo que refirió oir una camioneta aproximarse la noche anterior al descubrimiento del cadaver en el aserradero "Río Pachitea". | LVU


El exburgomaestre, declaró oficialmente ante el Ministerio Público, que la tarde en que desapareció su hijo no hubo ninguna discusión al interior de su casa. No obstante, cuando conversó con su exesposa, sí reconoce un altercado. Antonio Marino hijo, habría discutido con Zaraith López Morey. Supuestamente, luego de esto el universitario salió huyendo de casa. Algunos pensaron que se encontraba en casa de su novia, Vanessa Nieto, a quien conoció en la Municipalidad de Manantay, donde entró a laborar a mesa de partes y en la que sus excompañeros recuerdan como un chico normal.


Si bien la necropsia realizada en la Morgue de Manantay señaló ahogamiento, es que con este mismo parte forense que la madre del fallecido, contrata a un investigador privado que sostuvo; como consta en documentos a los que tuvo acceso este medio, que Marino Rojas no habría muerto por ahogamiento. “Mi hijo tenía hemorragias internas, lesiones dentro en la parte del cuello y eso no corresponde a un ahogamiento. Además, que los pulmones cuando una persona fallece ahogada por asfixia por anoxia de aguas, se le inflan los pulmones y muere, y mi hijo no presentaba tampoco eso. El perito me dijo que mi hijo no ha muerto ahogado. Por eso, solicitamos la inhumación del cuerpo ante el fiscal Edgar Angulo López, quien hasta el momento se ha negado a otorgarnos este derecho”, sostiene indignada Rojas.

Últimos mensajes en redes sociales del hijo del exburgomaestre. | LVU


También, Rojas presenta como testigo a Mary Criss Vásquez Romero, quien declaró que la madrugada del 04, oyó una camioneta, “que podría ser gris o blanca”, que accedió rápidamente al aserradero, “entró y salió haciendo sonar las llantas”, al día siguiente la policía halló ahí mismo el cuerpo de Marino hijo. Esta declaración también debe ser incluida en la carpeta que el fiscal Angulo demora en exceso y por la que ya fue quejado ante diferentes instancias sin mayor respuesta.

Reiteradas negativas del fiscal Edgar Angulo a la solicitud de inhumación del cuerpo de Antonio Marino Rojas. | LVU


La madre de Marino Rojas, lleva un año su 10 meses en búsqueda de justicia para su hijo. La Segunda Fiscalía Penal Corporativa de Coronel Portillo sigue negando la inhumación del cuerpo, Antonio Marino cambió dos veces de abogado y aún no esclarece las razones de sus negativas, contradicciones y actitud para con la muerte de su hijo mayor, del que todos señalan era su adoración.

Intento de comunicación con Antonio Marino y negativa de dar su descargo. Señala, además, "trafico" con el tema. | LVU