• LaVozUcayalina

Juez Basagoitia: “Cualquier persona puede cometer feminicidio, no solo un hombre”

En diálogo con La Voz Ucayalina, el magistrado de la Corte Superior lamenta que la mayoría de proyectos de ley, como el de la pena de muerte y la castración química para violadores, tengan únicamente fines populistas.


Escribe: Diana Tang

Juez Basagoitia. I Foto: Hugo Alejos


-Doctor, ¿cuál es el delito por el que su sala más confirma cadenas perpetuas?

-En su mayoría por el delito de violación sexual a menores de edad. En los últimos dos años hemos confirmado alrededor de 16 cadenas perpetuas.


-¿A qué se le conoce como feminicidio agravado?

-Al rompimiento del estereotipo de género, que es el componente importante para este tipo de delitos. Por ejemplo: en el tema de celos, la mujer rompe el patrón del “respeto que le debe al hombre”, esa situación de dominio y control que ejerce el hombre porque siente que es de su “propiedad” hace que se cometan estos delitos. Entonces, cuando se quebranta este estereotipo, ocurren feminicidios.


-¿Cómo podríamos prevenir los crímenes contra la mujer?

-Debemos tener un adecuado enfoque de género en las políticas públicas, porque esto nos permitirá diferenciar cuando una mujer está bajo una relación de poder y control de parte de su pareja.


-¿Sólo el hombre comete este delito o también son las mujeres?

-Cualquier persona puede cometer feminicidio, no sólo un hombre. Entre mujeres puede haber feminicidio. Sólo se cumple en caso de que se rompa el estereotipo socialmente asignado a las mujeres. Y para identificar estas situaciones se utiliza el enfoque de género.


-¿Considera que la pena de muerte para los violadores podría ser viable en nuestro país?

-(La pena de muerte) no disminuirá los delitos sexuales, ni otros delitos, porque esto no disuadirá a los agresores. Por ejemplo, tenemos cadena perpetua para violadores desde hace doce años, y eso no hace que disminuyan este tipo de delitos. Su aplicación no sería efectiva. Desde el año 2000 existen más de 30 iniciativas legislatias para modificar la Constitución y poder incorporar la pena de muerte para los violadores, la Corte Interamericana de Derechos Humanos - CIDH, en la Opinión Consultiva 14-94 prohibe a los estados la incorporación de nuevos delitos en sus legislaciones que merezcan la pena de muerte.

Feminicida Monstruo de Semana Santa. I LVU


-¿Y cuál sería el camino para incorporar dicha pena en nuestro sistema de justicia?

-Para lograrlo tendríamos que denunciar el pacto de San José (1969), pero ello no sería posible porque la Corte Interamericana de Derechos Humanos es la última garantía para encontrar justicia en caso de que las personas no encuentren justicia en nuestro país.


-¿Cuáles serían las consecuencias de renunciar al pacto de San José?

-Nos convertiría en un Estado paria. Ningun país quisiera celebrar acuerdos con un estado que vulnera tratados internacionales de derechos humanos. En nuestra Constitución se contempla la pena de muerte solo para dos delitos: traición a la patria y terrorismo. La pena de muerte ni la cadena perpetua no haran que disminuyan los delitos ni disuadirá a las personas que cometen graves delitos. No funciona aquí ni en ningún país del mundo.


-En esa línea, ¿qué opina de la castración química?

-Tampoco la veo efectiva, porque esto se aplicará sólo a los sentenciados. Y en delitos sexuales las condenas son extremadamente largas. Las personas confunden la castración química o la mutilación de genitales a los agresores sexuales.


-En la región, la mayoría desconoce la diferencia entre ambos tipos de castración…

-La castración química es un procedimiento hormonal de suministro de fármacos para inhibir el deseo sexual. Y debe ser periódica. En cambio, la quirúrgica es una intervención quirúrgica en los genitales. Pero éstos no sólo usan sus testículos para agredir sexualmente. Pueden usar las manos, palos, botellas y cualquier objeto para realizar el acto sexual. Y al usarse para aquellos que están en un penal de por vida, no tiene sentido. ¿A quién va a agredir? ¿A otro interno?


-¿Cuál sería la solución ante tantos casos de abuso sexual en la región?

-No funcionan las salidas represivas, de manos duras, nada de eso. Debemos trabajar más en políticas publicas de prevención como la salud mental por ejemplo. La prevención es justicia. Es una pena que el Congreso haya eliminado el enfoque de género en los colegios. Es básico hablarles a los niños sobre estos temas. El problema es complejo no solo del sistema de justicia.


-Entonces, ¿la castración química y la pena de muerte funcionarían en nuestro país?

-No, son medidas demagógica y populistas. No se trata de dar a la gente lo que quiere, se trata de educarlos. Sería un gasto innecesario para el Estado, no tiene sentido su aplicación, aparte de ser muy oneroso. La tendencia en el mundo son las tesis abolicionistas. No solucionarán los problemas en ninguna parte del mundo.