• LaVozUcayalina

“Loreto, Ucayali y Madre de Dios hacen el 90% de madera, pero inversión del Gobierno es nula”

Hoy se desarrolló multitudinaria marcha en Iquitos, dirigentes e incluso un funcionario de GERFOR, sostuvieron que los esfuerzos regionales son en vano frente al nulo apoyo del Gobierno central.


Escribe: Augusto Padilla

Gerente de GERFOR, sostuvo que apoyo del ejecutivo no es significativo. | LVU


En el contexto de la multitudinaria marcha que llevaron a cabo las asociaciones y gremios del sector forestal en Iquitos, el gerente de Desarrollo Forestal y Fauna Silvestre (GERFOR) del Gobierno Regional de Loreto, Óscar Llapapasca, afirmó que los esfuerzos de la entidad regional no son suficientes mientras no exista apoyo por parte del Gobierno Central.


De acuerdo al ingeniero Llapapasca, el sector forestal genera decenas de miles de trabajos en lugares en donde el Estado no hace presencia. Además de defender estos territorios de actividades ilegales como la siembra de hoja de coca. Sin embargo, afirmó que la actividad forestal ha sido “satanizada” por el gobierno de turno y no permite que los pequeños y medianos empresarios se formalicen.


“Hoy ellos están legítimamente reclamando porque existe una política de criminalización y persecución al sector forestal, pero al sector minero ilegal le dan beneficios tributarios, les dan beneficios y facilitan su proceso de formalización”, declaró el funcionario.


En ese sentido, indicó que el GORE Loreto ha realizado algunas acciones para promover la actividad forestal como invertir en los censos forestales y poner en valor a las concesiones, pero lamentó que no es suficiente y que lo mismo sucede en las regiones amazónicas de Ucayali y Madre de Dios.


“Loreto, Ucayali y Madre de Dios producen el 90% de madera que se mueve en el país, pero la inversión que hace el Gobierno Nacional para favorecer a los actores forestales es muy pequeña, casi insignificante”


Finalmente, criticó que se haya declarado en emergencia al sector agrario y el Decreto Supremo no contemple al sector forestal. “Esa es una visión centralista y de olvido al sector y las familias que viven y dependen del bosque. Ellos piden que se declare en emergencia porque han pasado de producir casi un millón de metros cúbicos a producir menos de 150 mil y ahí se pierde empleo y recursos”, concluyó.