• LaVozUcayalina

Mafia de “vacadores” acecha gobiernos de la región Ucayali

Desgobierno en municipalidades sería promovido por grupo de personas conocidas como los “Vacadores”, con nexos en el Ministerio Público(MP), Poder Judicial (PJ) y Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Padre Abad, Atalaya, Yarinacocha y Purús serían los gobiernos en que causaron inestabilidad.


Escribe: Samir Linares

"Vacadores" al acecho. I LVU


La crisis económica que se vive en el Perú, no solo es consecuencia de la COVID-19 o el conflicto entre Rusia y Ucrania, sino de un virus que ha infestado todos los niveles de gobierno: la corrupción. En Ucayali, este mal ha perjudicado a la población, pues las autoridades se han vistos inmersas en actos de corrupción que no pasaron desapercibidos para un grupo de personas con nexos en instituciones del estado, quienes bajo la figura legal de la “vacancia”o prisión preventiva han tomado por asalto gobiernos locales en Ucayali.


Los “vacadores”, como llamaremos a este grupo que anda detrás del sillón de alcaldes de las municipalidades en la región, se exhibieron de esa forma gracias a sus ansias de poder, pues habían puesto en la mira la Gobernación Regional tras la caída de “Pancho” Pezo, luego de su detención y señalamiento como el presunto líder de la organización criminal “Los Pancho’s Villa”.


Durante las primeras semanas y mientras el vicegobernador Ángel Gutiérrez asumía la encargatúra de la Gobernación, los “vacadores” se habrían acercado al entonces consejero delegado Land Barbaran para ofrecerle la oportunidad de su vida: ser gobernador regional. La mafia hacía de cuenta que debía ser Barbarán quien asumiera el cargo de vicegobernador regional, para posteriormente impulsar la vacancia o inclusión de Gutiérrez como parte de la presunta organización criminal y de esa manera lograr su cometido.


Sin embargo, no contaban con que la forma de elección del nuevo vice sería por elección en el consejo. Este “intento fallido” o “error de calculo” puede considerase un revés en los planes de los “vacadores”. Pese a ello, este grupo de personas con presuntos nexos en instituciones como el PJ, MP e incluso JNE, ya habría logrado conseguir sus propósitos en algunos gobiernos locales de la región. El primero de estos sería Padre Abad, en donde aprovecharon que Román Tenazoa incurrió en actos de corrupción, para ir negociando el sillón municipal entre sus sucesores. Los únicos requisitos son no “chuequearse” y permitir que los “vacadores” coloquen sus funcionarios de confianza. Así como adjudicarse algunas obras, proyectos e incluso ser proveedores.


Esta figura se habría repetido posteriormente en las municipalidades de Purús, Yarinacocha y Atalaya, generando de esta forma un círculo de poder que va ofreciendo el sillón municipal a regidores con la única condición de que serán alcaldes siempre y cuando dejen “trabajar” a los que le ayudaron a llegar al poder.