• LaVozUcayalina

Muere niña que suplicó la muerte tras sufrir maltrato y abuso sexual

“Mejor quiero morirme, ya no me curen” suplicó la menor que tenía un pulmón dañado a causa de los golpes, huellas de quemaduras hechas con cigarrillo en las manos, brazos y el estómago. Su hermanita falleció en junio último por condiciones similares.

La menor Yaz a los médicos que la atendían, su caso dio la vuelta al mundo.


Luego de permanecer en terapia intensiva desde hace cuatro meses, tras ser víctima de abuso sexual y violencia intrafamiliar, Yatziri, una niña mexicana de 7 años, falleció el pasado 28 de diciembre, informó el Gobierno de Puebla.


"Mejor quiero morirme, ya no me curen [...] No quiero regresar con mis padres para que me sigan pegando", habría dicho la pequeña a los médicos, según declaraciones recogidas por Sin Embargo.

Yaz, como era conocida, fue internada en ese hospital el 20 de agosto de 2020 por una hemorragia interna debido a una presunta perforación en los intestinos. Además, tenía un pulmón dañado a causa de los golpes, huellas de quemaduras hechas con cigarrillo en las manos, brazos y el estómago, así como heridas en el rostro y la cabeza.

Tras el fallecimiento de la menor, las autoridades de su localidad se pronunciaron, "Refrendamos el compromiso de que los actos ocurridos con la menor no quedarán impunes", dice el mensaje de la gobernación.

La pequeña se encontraba en la unidad de cuidados intensivos del Hospital General de Zona (HGZ), en el estado de Puebla, México.

"Se realizaron todos los esfuerzos médicos y humanos para salvar su vida, desafortunadamente hoy perdió esta dura batalla", dice, por su parte, un comunicado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de esa localidad.

Antes, el 28 de junio, murió Mitzi, hermana de Yaz, de tan solo 3 años, por una supuesta broncoaspiración. Sin embargo, se abrió una investigación al respecto, según informó en agosto el gobernador Miguel Barbosa.

Los padres de Yaz, Rafael N. y Alejandra Viridiana N., fueron detenidos desde agosto pasado; mientras, su madrastra, Mónica, fue aprehendida y encarcelada el 5 de octubre. El tío de la menor, acusado del abuso sexual que sufrió la niña, está prófugo.