• LaVozUcayalina

Obispo de Iquitos: "Es una vergüenza que falte agua en plena Amazonía"

Contaminación por derrames de petróleo en Loreto genera que muchas comunidades escaseen de agua limpia pese a estar rodeados de ríos y quebradas


Escribe: Augusto Padilla


El obispo del Vicariato Apostólico de Iquitos, monseñor Miguel Ángel Cadenas Cardo, advirtió que muchas comunidades de la región Loreto se enfrentan a una grave crisis de acceso al agua ante los derrames de petroleo, siendo el último caso el ocurrido en la quebrada de Cuninico, en la provincia de Loreto-Nauta.


Monseñor Miguel Ángel enfatizó en que los hechos de contaminación ambiental ocurridos el pasado viernes en Cuninico son solo uno de muchos casos que se viven todos los meses en la región Loreto, elevando alarmantemente los niveles de contaminación de la aguas y perjudicando el estilo de vida en las comunidades.


"No debemos ver el derrame como un tema puntual en Cuninico, sino que hay muchas comunidades en la selva en esta situación y pasa desapercibido. Ademas, el problema no se limita al periodo actual, sino que viene desde hace 50 años de explotación petrolera irresponsable por parte del Estado", manifestó.


Del mismo modo, comentó que al Gobierno no parece importarle el Oleoducto Norperuano (ONP), y la actividad petrolera en Loreto, pues no se evidencian ni acciones para el mantenimiento del oleoducto ni para garantizar su seguridad. Asimismo, los responsables de los atentados ambientales hasta la fecha no son detenidos, lo que evidencia un desinterés por llevar las investigaciones.


"Dicen que la actividad petrolera es clave para el Perú y para Loreto, pero no parece porque no la cuidan y la manera de cuidarla es con vigilancia. Aún así, nos encontramos con que hay roturas en el oleoducto, pero no pasa nada, nadie paga las consecuencias, no hay nadie condenado", declaró monseñor Miguel Ángel.


Sin embargo, lo que es peor es que muchos pobladores ya denuncian la ausencia de animales como peces y aves en la zona, lo cual en un futuro cercano se podrá ver reflejado en mamíferos y otro tipo de animales que viven de ese ecosistema y sienten el impacto de la contaminación.


Por otro lado, el obispo habló sobre el miedo que existe en muchas mujeres de las comunidades por recoger el agua del río y la quebrada por el crudo de petroleo, hecho que también afecta psicológicamente a la comunidad.


"Nos están indicando que estamos en un momento en que podemos padecer inseguridad alimentaria. Estos derrames también hacen que los peces no se reproduzcan, es hora de atender a las poblaciones mas afectadas, que están pidiendo agua. Eso es una vergüenza, estamos en plena Amazonía y no tenemos agua potable, contaminan el río del cual vive la población y hay casos de deshidratación", concluyó el obispo.