• LaVozUcayalina

Ucayali es una de las regiones más afectadas con la variante brasileña de COVID-19

La agresividad de la variante de Manaos se refleja en la alta cifra de decesos.


Durante Semana Santa, en Pucallpa se procedió a realizar el protocolo COVID-19 a 102 cuerpos. | Foto: Hugo Alejos


El ministro de Salud, Óscar Ugarte, aseguró que la variante brasileña de la COVID-19 está en casi todo el país, principalmente en las zonas ubicadas en la frontera con Brasil, y también en el norte y centro del país.

Según mencionó, esta variante está atacando con mayor protagonismo debido al uso que hacen las personas con fines comerciales y turísticos de las vías entre Perú y Brasil, además indicó que el ingreso de esta sepa se dio a través de la cuenca amazónica.


“Se detectó en Caballococha, que está en la frontera con Brasil, luego siguió circulando hacia Iquitos, tanto por los ríos Marañón y Huallaga; llegó a Yurimaguas y de ahí a Tarapoto, donde está la carretera Marginal que va hacia Huánuco, Tocache, Tingo María, y en todo ese recorrido se ha detectado esta nueva variante”, explicó Ugarte.


Por otro lado, Lely Solari, infectóloga del Instituto Nacional de Salud (INS), las regiones donde la variante brasileña ha sido hallada son: Cajamarca (75% de los casos), Madre de Dios (52.5%), Ucayali (47,6%), Piura (25%), La Libertad (22,5%), Ayacucho (20%), Áncash (2,5%). También Loreto (8,1%) y Huánuco (8%).

La infectóloga señala que el Minsa considera prioritario la toma de muestras en estas regiones porque sus curvas están en alza.


De igual manera, Fernando Donaires, director general del centro nacional de salud Pública del INS, asegura que el INS seguirá ampliando los estudios para detectar los casos de las variantes británica, brasilera y sudafricana.


Mientras tanto, los números de casos de COVID-19 vienen siendo cada vez más altos, tal es el caso de Ucayali, donde el decano del Colegio Médico, Fabio Sarmiento, señaló que los tres hospitales de la región han colapsado.


“Desde hace semanas no hay camas UCI, ni de cuidados intermedios, ni hospitalización”, indicó.


Finalmente, el epidemiólogo Antonio Quispe advirtió que habrá una “diseminación violenta” de la variante brasileña tras la Semana Santa.